Menu
Radio Cumbre - En la Cumbre de la Comunicación

Brucelosis no perdona

La brucelosis es una enfermedad infectocontagiosa que afecta los niveles de producción de nuestro ganado bovino a través de la pérdida de terneros por abortos, la infertilidad y el rechazo de animales. Por otra parte, es una enfermedad que se transmite desde los animales al hombre (zoonosis), causando severas alteraciones en la salud del ser humano.

 POR PROF. DR. ANTONIO RODRÍGUEZ SÁNCHEZ (*)

La brucelosis es una enfermedad de tipo crónico y por lo tanto de muy difícil curación. Es por esto que una vez detectado un animal enfermo, la única solución desde el punto de vista del control de la enfermedad es su inmediata eliminación.

Esta enfermedad no se contagia por vía venérea, y es por eso que el diagnóstico negativo en toros no significa que el rodeo no se encuentre infectado. La principal vía de contagio es la oral y por esta vía es que las vacas se contagian entre ellas.

Resolución del Senacsa y responsabilidad del ganadero


Paraguay se ha propuesto como objetivo ganadero aumentar la población que compone el rodeo nacional. Para lograr esto, mediante la Resolución Nº 1091, se aprueba el Programa nacional de control, prevención y erradicación de la brucelosis bovina, conforme al art. 2º del Decreto del Poder Ejecutivo Nº 7426 del 6 de julio de 2017.

Mientras que el plan citado se está realizando por etapas, el ganadero, defendiendo su capital, no debería perder más tiempo que dar el primer paso en el control de la enfermedad. Esto último se tendría que poner en práctica a través del diagnóstico de la enfermedad en su rodeo y al mismo tiempo seguir con los planes de vacunación para prevenir la infección de nuevos animales. Se debe tener la certeza de que la vacunación sea realizada en forma eficiente a las terneras y a la edad recomendada. Esto debería realizarse bajo un estricto control del profesional veterinario asesor.

Habiendo dicho que un animal infectado solo tiene como destino la eliminación y su sacrificio, es que resulta fundamental que aquellos animales en edad reglamentaria sean vacunados y se los proteja lo antes posible. La brucelosis es una enfermedad muy contagiosa y los brotes aparecen por la diseminación de Brucelas infectantes a través de placentas, líquidos fetales, fluidos posparto a consecuencia de un aborto o el nacimiento de un ternero hijo de una vaca positiva; esto explica en forma clara que una vaca preñada y positiva a brucelosis es una bomba a punto de explotar entre nuestro rodeo.


¿Cuál es el razonamiento que debemos tener en cuanto a la prevención de la enfermedad?

El razonamiento debería estar basado en la imagen de una carrera entre la infección y la vacunación. Dicho en otras palabras, quién llega antes al animal. Si es la vacuna, el animal tiene grandes posibilidades de defenderse. Si es la Brucela infectante, el destino del animal es casi previsible.

¿En la practica, que deberíamos hacer y con que herramientas contamos?

El primer paso como se comentó anteriormente es la vacunación de las terneras. Esto se puede hacer indistintamente con la vacuna Cepa 19 (pero no más allá de los 8 meses de edad) o con la RB51.

Habiendo usado cualquiera de las dos vacunas, es muy posible que no podamos hacer una cobertura de protección de más del 80%, en el mejor de los casos. Siguiendo este razonamiento, cuando estas terneras estén en la edad de ingresar al rodeo de vacas, estaremos ingresando animales con protección contra la brucelosis, pero al mismo tiempo estaremos enviando un porcentaje de animales sin protección que se enfermarán y se encargarán de seguir manteniendo la enfermedad en el rodeo.

Independientemente que se haya utilizado la Cepa 19 o la RB51 cuando terneras, es fundamental realizar una segunda vacunación con la RB51 cuando son vaquillonas hasta antes de dos meses del inicio del servicio reproductivo, para acercarse a la máxima cobertura de vacunación de esta categoría, antes de recibir el primer servicio. En esta segunda vacunación, ya no se podrá utilizar la Cepa 19, ya que la misma, pese a ser una buena vacuna tiene el inconveniente de que no es posible su utilización luego de los 8 meses de edad por dar títulos que confundirían el diagnóstico entre el animal vacunado con el enfermo.

Estas mismas vaquillonas podrían reforzarse con una tercera vacunación (RB51) una vez finalizada la parición y antes de iniciar su segundo servicio. Se deja en claro que la vacuna RB51 no deberá ser utilizada en hembras preñadas.

¿Qué hacer con el rodeo de vacas adultas?

Es fundamental conocer la historia de nuestro rodeo, pues nos puede revelar aproximadamente cuál sería el nivel de protección del mismo, el cual está conformado por diferentes generaciones de nacimientos. Es posible que dentro del mismo rodeo se encuentren vacas que cuando eran terneras no se vacunaron contra la enfermedad con Cepa19 ni con RB51 (estas quizás no existían en ese momento en el país) o que cuando eran terneras se vacunaron parcialmente, o que son de compra y no sabíamos absolutamente nada de ellas. Por esto, es aconsejable realizar la identificación de las vacas positivas a brucelosis, al menos a través de dos sangrados al año para su eliminación. Aquellas vacas adultas, que resultaron negativas al diagnóstico deberían ser vacunadas con RB51 en el periodo reproductivo de vacías (no preñadas) con el objeto de proteger ese rodeo que quizá nunca fue protegido.

Conocer la historia del rodeo

Si hacemos un rápido repaso de la historia de nuestros rodeos y además sabemos la situación o status de la brucelosis, es muy probable que lleguemos a la conclusión y acordemos de que en la mayoría de los rodeos del Paraguay el nivel de protección contra la brucelosis sea muy baja. Esto nos empuja a pensar en la necesidad de evaluar permanentemente el programa de control de la brucelosis.

La vacunación es el pilar fundamental en el proceso de control de la enfermedad

Es por eso que anteriormente se trató de explicar cómo debemos enfrentar desde todos los ángulos del sistema productivo una protección integral y rápida, que les cierre las puertas al proceso de infección. Al mismo tiempo deberíamos identificar aquellos animales positivos al diagnóstico y eliminarlos. Este plan de diagnóstico deberá ser presentado por el veterinario actuante en relación al manejo particular de los diferentes rodeos.

Recomendación

Aconsejo no desperdiciar el momento en que los animales sean conducidos al brete para algún trabajo de manejo, que nos posibilite la extracción de sangre, como así también cada vez que se rechace una hembra (aborto), sea muestreada para el diagnóstico de la brucelosis.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

ABC RURAL

Modificado por última vez enJueves, 06 Febrero 2020 11:07
Más en esta categoría: « A vacunar contra aftosa y brucelosis
volver arriba