Menu
Radio Cumbre - En la Cumbre de la Comunicación

Cosechan soja pero siguen los desafíos

En 1976 fue establecida la Comunidad Aché de Puerto Barra, en Alto Paraná, que actualmente cuenta con 821 hectáreas y donde los mismos se dedican a diversos rubros, entre los que se destaca el cultivo mecanizado y donde en esta zafra 2019/2020 están obteniendo rendimientos de 4.000 kilogramos por hectárea, demostrando a todos que con organización y trabajo los indígenas pueden ser un gran ejemplo para muchas personas, explicó José Anegui, uno de los representantes del citado asentamiento.

 Venden a Copronar y otros

“Estamos contentos con los buenos rendimientos que tenemos. Lo que cosechamos lo vendemos a la Cooperativa de Producción Agropecuaria Naranjal (Copronar) y algunos vecinos o empresas nos alquilan sus máquinas para trabajar en la cosecha”, explicó Anegui.

Agricultura mecanizada


Anhegui señaló, lo que estamos logrando es fruto del trabajo, disciplina y adopción de tecnologías, “nosotros sabemos que debemos ser disciplinados y hacer las cosas como corresponde para poder lograr buenos resultados, tenemos técnicos agropecuarios dentro de nuestra comunidad, algunas maquinarias, y lo que no tenemos lo alquilamos, pero sabemos que debemos usar la tecnología para poder crecer, y vemos los resultados”.

Apoyo cooperativo y gremial

Existen instituciones que habitualmente brindan apoyo técnico a los productores indígenas como por ejemplo la Cooperativa de Producción Naranjal (Coopronar), la Unión de Gremios de la Producción (UGP) o la Asociación de Productores de Soja (APS); sin embargo, los mismos ya cuentan con experiencia en el manejo de cultivos extensivos y siembra directa, y de las más de 800 hectáreas, 240 aproximadamente son la que están dedicadas al cultivo de soja, maíz, trigo o abonos verdes de acuerdo a la época y planificación.


Mención especial

José Anegui nos pidió hacer un apartado especial para la familia Fostervold, pues hoy día Bjarne Fostervold sigue apoyándolos fuertemente en el trabajo que desarrollan, algo que había iniciado su padre Rodolfo en los años 70.

Otros rubros

Aneghi explicó que las personas de la comunidad trabajan en distintos rubros, como horticultura, ganadería, cría de cerdos, además, hace dos años incorporaron un laboratorio apícola para el procesamiento de miel de abeja mediante un aporte de Itaipú Binacional.

No todo es color de rosa

Bjarne Fostervold, quien trabaja con los Aché señaló que es importante también decir que la comunidad necesita tener la logística esencial de maquinaria agrícola para seguir plantando y cosechando, “la sembradora que tienen necesita ser renovada por algo más nuevo, porque ya tiene más de 12 años”, expresó.

El otro gran desafío es poder conseguir más tierras para aumentar su área de siembra, ya que para la cantidad de personas que viven en esta comunidad esta siendo pequeña, “ellos necesitan más tierra para poder seguir creciendo, en el año 2003 hicieron un pedido de más de 6.200 hectáreas al gobierno, pero sin respuesta hasta hoy”, explicó nuestro entrevistado.

ABC RURAL

Modificado por última vez enJueves, 06 Febrero 2020 11:17
volver arriba