Menu
Radio Cumbre - En la Cumbre de la Comunicación

ÚLTIMOS DATOS SOBRE LA GRAN SEQUÍA Y POSTERIOR CRECIDA DEL RÍO PARAGUAY

FOTO - UH FOTO - UH

Es importante recordar que los fenómenos climáticos son muy difíciles de pronosticar o sea diagnosticar, ya que varían de acuerdo a varios factores que los anteceden. Como ejemplo tenemos lo que aconteció al inicio de este año 2019 cuando nuestro clima de pronto empezó a manifestarse en forma irregular y violenta con una extremada alta temperatura.

 Este cambio climático empezó los primeros días de este nuevo año, con una gran sequía que caprichos amente se mantuvo por espacio de más de tres meses. Esta oportunidad fue aprovechada por nuestros humildes ribereños quienes inocentemente, sin valorar su consecuencia empezaron a quemar las partes anegadizas del terreno, como también los grandes embalsados que estaban obstruyendo sus cauces principales. Ejemplo: 7 Punta, Monte lindo, San Enrique, Michí, San José, Riacho Caballero, Negro y otros afluentes del lado oxiden tal o sea Chaco paraguayo.

Este proceder de quemar nuestros anegadizos es costumbre que normalmente nuestros pobladores ribereños realizan en el mes de agosto, pero esta vez aprovecharon la ocasión para prenderle fuego anticipadamente. Muchos no estamos de acuerdo con este proceder que ya es una costumbre o necesidad, que lastimosamente por falta de educación se sigue realizando, sin medir su consecuencia.

Pero hoy día muchas cosas cambiaron con las nuevas tecnologías que demostraron lo peligroso y negativo de este proceder. Entiendo que solamente el tiempo y la nueva juventud podrá alguna vez cambiar este proceder, pero mientras tanto nosotros seguiremos insistiendo. Hoy nuevamente pude comprobar que esos inaguantables olores desagradables que se presenta durante las grandes crecidas son consecuencias directas de estas inoportunas grandes quemazones que alguna vez deben erradicarse. Al final los que sufren son los peces que nada tienen que ver con nuestra irresponsabilidad.

También ahora ya se presentan los daños que causan las grandes Arroceras instalados sobre el río Paraguay, quienes deben bombear agua de día y de noche para mantener en condiciones su cultivo. Lastimosamente, el rociado por avión, es otro desacierto que tarde o temprano va a complicar seriamente a nuestro medio ambiente. Sabemos que la acumulación de estos agro tóxicos luego con las grandes lluvias irán a para al río Paraguay, contaminándola. Las consecuencias de este proceder muy pronto también nosotros la comprobaremos, con la mortandad de varios de nuestros peces y en especial de aquellos que navegan en profundidad.

Ya en una oportunidad publique un artículo sobre el particular con el título ALERTA ROJA que nadie le tuvo en cuenta, sin comentario.

Normalmente en el mes abril llega el famoso Repunte de Semana Santa, que suele ser muy benévolo, pacífico y de corta duración y así como llega apresuradamente, así desaparece. Yo tengo documentado que esta creciente coincide con la época de desove de nuestros peces que en el mes de junio o julio entran en estos afluentes para depositar sus huevos. Como es habitual en esa misma época, llega la gran creciente de cabecera (Pantanal, Brasil) para inundar el río Paraguay. Normalmente este repunte es matemático, exacto, pero todo se complica cuando estas dos Crecientes se unen y más todavía si viene acompañado de grandes lluvias.

De acuerdo al informe recibido, ahora ha mediado de este mes de mayo en la naciente del Brasil ya sus aguas empezaron a repuntar o sea a subir. Esperamos que su nivel no sobrepase su medida normal y no suceda como la creciente del mes de junio del año 1982 que al final se convirtió en la creciente del siglo y duro más de seis meses para normalizarse. Entiendo que para muchos ribereños una creciente de esta categoría no es buena, pero por otro lado favorece a la naturaleza y en especial a nuestros peces en su época de desove. Lastimosamente actualmente con las Colmataciones y Sedimentaciones que sufren nuestros afluentes con el cierre de la mayoría de sus bocas, sigue siendo una trampa mortal. Debemos entender que todos estos peces, tarde o temprano deberán volver a aguas profundas, o sea el río Paraguay. Pero si las condiciones no están dadas nuevamente nuestros peces quedaran atrapados, con muy pocas posibilidades de poder sobrevivir. Y muy pronto volveremos a sufrir las mismas consecuencias.

Ahora bien, mi intención sigue siendo que nuestro gobierno no siga invirtiendo tiempo y dinero en proyectos como la Cría de peces en Cautiverio, sabiendo que el Paraguay posee incalculable riqueza natural en total abandono, que nunca fueron aprovechadas.

Señores, tarde o temprano debemos volver a repoblar de peces nuestros ríos y por esa sencilla razón sigo insistiendo en mi proyecto que se titula: Cría de peces en su ambiente natural sin alterar ni modificar nada de la naturaleza.

Si alguna vez logramos potenciar toda la riqueza natural que poseemos en muy mal estado en el Paraguay, no cabe la menor duda de que muchas cosas podrían cambiar. Sostengo que la naturaleza es perfecta y se puede recuperar muy pronto, pero para el efecto debe haber voluntad humana y ayuda del gobierno, que lastimosamente no contamos. Dicen que no hay mal que por bien no venga, así que empecemos a trabajar por el bien de la naturaleza, o caso contrario mañana nos entraremos atrapados en nuestras propias redes.

Saludos Tumpling.

Modificado por última vez enMartes, 21 Mayo 2019 14:02
Más en esta categoría: « MORTANDAD DE PECES Y LAS CRECIENTES
volver arriba